SB 1070

Siempre hemos sido perseguidos

Etiquetas de Technorati: ,,,

Queridos hermanos de mi corazón: Que el amor y la paz de Cristo Jesús nuestro único y verdadero Señor y Salvador esté siempre con ustedes y que nuestra Madre María, los cubra con su manto santo, todos los días de sus vidas.

En estos días hemos escuchado sobre la terrible ley anti inmigrante y ciertamente racista “SB 1070”, la cual perseguirá a toda persona que por su sola apariencia, se denuncie así misma indocumentada.

Los que apoyan dicha ley, exponen que la misma llena un vacío dejado por el gobierno federal al no proteger nuestras fronteras y por lo tanto deben de tomar la “justicia” por sus propias manos. Esto me recuerda el tsunami que arrasó con varias islas en el 2001, los oleajes se vinieron sobre ricos vacacionistas y sobre los pobres pobladores, sin discriminación por quien era o no era. Lo mismo sucede con esta ley, arrasa con todos sin importar si son o no son indocumentados, consiguiendo con ello la desesperación de la población que aunque tenga sus documentos en orden, se sienten perseguidos por el simple hecho del color de su piel. Por otro lado están los que se oponen a ella. Estos dicen que es discriminatoria y que va en contra de los principios de este país a aceptar a todo inmigrante.

Pienso que esa es la triste historia de la humanidad, siempre andamos echándole la culpa a otros de nuestros fracasos y equivocaciones. Miremos por ejemplo allá en el mismo Paraíso: Al verse Adán descubierto, culpó a la mujer que le habían dado y esta a su vez a la serpiente y creo que la serpiente empezó a buscar a un caracol o lagartija para echarle la culpa.

En el desierto, los israelitas culparon a Moisés por haberlos sacado de su “comodidad”, en donde aunque fueran esclavos, decían: “comíamos carne”. En el Nuevo Testamento vemos a aquellos apóstoles que reprendieron a un hombre por echar demonios en el nombre de Jesús, acusándolo de no “pertenecer” a nosotros (Mc 9: 38).

Durante la segunda guerra mundial, Hitler y sus secuaces, acecinaron a millones de judíos entre los que se contaban bebitos, niños, mujeres y ancianos, a los cuales se les acusaba de ser los causantes del deterioro del país. En México a principios del siglo pasado, se persiguió, se maltrató y se asesinó a gente que proclamaba su fe. Aun en muchos países orientales, se persigue a creyentes cristianos que profesan su fe aun a escondidas y cuando los encuentran, los torturan y los matan.

Aquí mismo en los Estados Unidos, la discriminación siempre ha existido, desde los inicios de esta gran nación. Cuando vinieron los primeros colonos, trataron a los nativos como gente de segunda clase, expulsándolos de sus territorios, dándoles muerte a miles de ellos. Hay que recordar también cuando vinieron los primeros inmigrantes irlandeses, fueron perseguidos, evitándoles el derecho a la vivienda, al trabajo y a hacerse parte de la sociedad. Sin olvidar por supuesto a los afroamericanos que vinieron vendidos como esclavos, sacados de sus países y traídos a este continente como animales amontonados en barcos en los que la inmundicia creadora de bacteria mataba tanto a hombres, mujeres y niños.

Esto es lo que el hombre hace cuando sin respeto se aleja del amor de Dios en sus vidas. Cuando en su corazón existe nada más que codicias y cuando en su corazón existe el odio y la falta de entendimiento por las circunstancias que le rodean. Siempre se señala, siempre apuntamos con el dedo índice, sin darnos cuenta que tres de nuestros dedos apuntan a nosotros.

En nuestros propios hogares perseguimos y maltratamos; en ellos damos muerte a nuestros cónyuges, a nuestros hijos y a todos cuanto se opongan a nuestra ley, y claro no hablamos de una muerte física que lógicamente existe y es latente, pero más bien, matamos lentamente el espíritu de aquellos a los que juramos un día proteger.

Es triste ver que a través de los siglos el hombre no cambia, que siempre es la misma rutina y lo mismo sucede aquí en este país. Hoy escuchamos sobre la SB 1070 en Arizona, sin olvidarnos por supuesto la “187” en California y así podemos mencionar muchas otras que persiguen y que matan la dignidad del ser humano como creatura de Dios.

¿Qué podemos hacer? Pues simple y sencillamente, unirnos para combatir estas atrocidades, pero no con marchas presentando banderas latinoamericanas y pancartas en español, más bien, haciéndonos ciudadanos y votando por gente que realmente nos represente, llamando a nuestros congresistas, escribiendo a nuestros representantes y sobre todo y creo lo más importante, educándonos, enseñándoles a nuestros hijos la importancia de invertir en nuestra educación e insistiéndoles a involucrarse en toda actividad socio-político para el bienestar de toda una nación en común.

Recordemos que no luchamos simplemente por un documento para nuestra comunidad, luchamos para que la dignidad del hombre y de la mujer y por qué no decirlo de los niños, sea restablecida y que juntos, todas las familias, sin importar raza o color, podamos un día vivir en completa armonía para el bien de todos.

No vivamos simplemente quejándonos de lo que nos sucede. Al contrario, debemos de ponernos en acción para ir a la montaña y no dejar que esta se desplome sobre nuestras cabezas. Ya es hora que despertemos de una sola vez y que actuemos sí, pero con inteligencia, para que la justicia se haga realidad, empezando desde nuestro propio hogar, hasta los confines de la sociedad.

Que el amor de Cristo nunca te desampare.

René Alvarado

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.